Resumen Intervención metodológica.

August 20, 2013

 

En los próximos días os presentaremos una serie de entradas, en donde os acercaremos al trabajo del área de metodología de un club de fútbol y más concretamente, el trabajo de campo del director de metodología, Javier Vidales.

 

Este trabajo no es realizado únicamente por el director, sino que es ayudado por el resto de entrenadores de forman la estructura del club, según corresponda en cada caso. Ya que en muchas ocasiones, el entrenador estará trabajando con el resto de jugadores, que no realizan la tecnificación.

 

Para la etapa de rendimiento, los lunes se promueve un partido orientado a compensar la carga de trabajo de los jugadores que no han disfrutado de los minutos suficientes durante el fin de semana.

 

Este partido esta compuesto por integrantes de juvenil A, juvenil B, cadete A y algún cadete B. Este es el marco perfecto, para que los jugadores en edad cadete, tengan posibilidad de competir realmente, ya que por desgracia en la competición ligera esa secuencia se dá en pocas ocasiones.

 

Mientras que para los jugadores en edad juvenil, sí es realmente una compensación de minutaje, para los jugadores en edad cadete, se trata de una experiencia real, muy real, de competición, en donde jugadores de 2-3 años más, le someterán a situaciones límite y donde tendrán que dar lo mejor de sí mismos, para resolver esas situaciones.

 

En la etapa de rendimiento, un buen día para descansar podría ser el martes.Nosotros utilizamos este día para entrenar, es momento de juntar, de mezclar jugadores. Jugadores que en un futuro, podrían ser parte importante y patrimonio del club, y que en un primer momento se juntarían en el filial. Conocerse, saber como juegan, como actúan ante determinadas situaciones. Les estamos dando a los jugadores estas experiencias, tan importantes para su formación y tan sencillas de hacerlas realidad.

 

Defensas del cadete A y B, mediocampistas del juvenil B y atacantes del juvenil A. Los entrenadores de estos equipos, hacen de apoyo al director, y aprovechan la sesión para dos cuestiones muy importantes:

  1. Palpar y desarrollar en directo, los pequeños detalles que diferencian el trabajo bien hecho del trabajo no tan bien hecho.

  2. Ver en acción de entrenamiento a jugadores que no son de sus plantillas, pero que sí son de su club, porque como ya hemos dicho en otras ocasiones, el trabajar para una gran estructura de club, requiere entrenadores capaces de asumir el rol de entrenadores-formadores de club y no de entrenadores-formadores de "mi equipo".

Los más pequeños también tienen trabajo extra. Los infantiles, en su horario y en su día de entrenamiento, realizan un trabajo específico por líneas de 30' con el director, que les servirá como refuerzo a la formación que ya le están dando sus entrenadores.

En el segundo capítulo de esta serie, tratamos la intervención en la primera etapa, iniciación.


Proponemos para ello, el miércoles, con 30 minutos por equipo, en su mismo horario de entrenamiento.


Los contenidos a tratar serán ofensivos y defensivos, con especial atención a los aspectos que necesitan ser más potenciados. Estos aspectos son detectados, desde el departamento de metodología, en la competición, no sólo de la categoría alevín, sino también de lo que le va a demandar el juego en el futuro más cercano, la categoría infantil.


A través del visionado de partidos de fútbol en directo, seremos capaces de darle al futuro futbolista, los estímulos necesarios para prepararlo de la mejor forma posible, de cara al reto al que se va e enfrentar.


Hasta aquí la intervención directa con los equipos, con los jugadores, ahora debemos afrontar otra de las vertientes, la intervención con los entrenadores.


Con ellos proponemos reuniones mensuales, en donde se tratan temas operativos, tanto del entrenamiento como de la idiosincrasia de la entidad. Estas reuniones son muy importantes, ya que el "equipo de entrenadores" debe saber exactamente lo que le demanda su " entrenador", el director de metodología. Y de ese entendimiento, dependerá en buena parte, el desarrollo de los futbolistas.
Estas reuniones son eminentemente teóricas (se realizan en la sala de reuniones), pero siempre se buscará realizar una reunión práctica, en donde los entrenadores vean sobre el terreno, en que detalles incidir, en donde poner el acento y cuales serán algunas de las tareas madre de la escuela.


En esta reunión participará uno de los equipos del club, para darle mayor claridad a la reunión, y que las tareas expuestas sean lo más clarificadoras posibles.

 

 


En el tercer capítulo , nos centramos en el proceso, en como las intenciones de juego y las directrices de una escuela se plasman en el partido del fin de semana.


Para ello, nosotros, desde la dirección metodológica, establecemos la meta, lo que queremos lograr y lo plasmamos en un modelo de juego, nuestro modelo de juego.
Este modelo de juego, se basa en unas premisas, que intentaremos grabar a fuego en la mente de nuestros futbolistas, para intentar que le acompañe durante todo el proceso de formación.
Estas premisas innegociables, que forman nuestro modelo de juego, las hemos de trabajar cada día, en cada entrenamiento, en cada tarea. Para ello establecemos un modelo de entrenamiento, nuestro modelo de entrenamiento.
El modelo de entrenamiento lo basamos en desarrollar las ideas del modelo de juego. Este modelo de entrenamiento, basado en el 30'-30'-30', se intenta que los contenidos de cada tarea vayan acorde con la edad del futbolista. De este modo, nos aseguraremos que no nos queda nada en el tintero. Una franja de edad, unos contenidos, todo impregnado con el sello de la escuela (control, pase, perfil y uso del cuerpo).
Por último, todo esto tenemos que llevarlo a cabo y plasmarlo en la competición, para ello, necesitamos un sistema de juego, nuestro sistema de juego.
El sistema de juego utilizado, es la plataforma para desarrollar todo lo trabajado anteriormente.El sistema que utilizamos es el 1-4-3-3, pero el nuestro, con sus particularidades, sus mecanismos de presión, sus mecanismos ofensivos, sus premisas transicionales, intentando plasmar los ideales de nuestro modelo de juego.

 

 
En el cuarto capítulo nos centramos en el día a día, en una de las unidades más pequeñas de las que componen el universo fútbol, la sesión de entrenamiento.
La naturaleza de la sesión, la organización de la sesión y el contenido de la sesión, serán los temas que trataremos en la entrada de hoy.
Cuando nos referimos a la naturaleza de la sesión, queremos decir el fin, hacia dónde deben ir nuestras sesiones de entrenamiento de fútbol.
La sistematización y la contextualización son dos palabras importantísimas y que definen este apartado.


Sistematizar tareas, repetir acciones, dominar gestos técnicos. Repetir hasta dominar, evolucionar para continuar creciendo.
Contextualizar las tareas, llevarlas al entorno global del campo, rodeado de los compañeros, con los adversarios. Dotar al futbolista de estímulos lo más reales posibles, para que cuando esos estímulos se repitan en la competición, pueda realizarlos de una forma natural, pudiendo lograr el éxito en sus acciones.


Organización de la sesión.
Saber que contenidos desarrollar en cada etapa, saber como organizar las sesiones en función de los días de entrenamiento ha realizar, organizar la sesión para que no quede ningún contenido sin desarrollar. Esto es organización del entrenamiento.


Nuestro 30'-30'-30' permite que los pilares de la escuela (control, pase, perfil y uso del cuerpo), se desarrollen y sean protagonista de las sesiones, dejando 30' para los contenidos tácticos (mecanismos ofensivos, defensivos, transicionales o la resolución de problemas) y permitiendo integrarlo todo al final de la sesión con el fútbol. Organizar para crecer.


Por último, el contenido de las sesiones, pero en esta ocasión no nos referiremos a los contenidos técnicos, tácticos, físicos, volitivos,... No, en esta ocasión nos referimos a los contenidos que debe aportar el entrenador, como formador.


Explicar los porqués, demostrar que con una determinada acción, se puede conseguir lo que se persigue, enseñar que cada acción, tiene una repercusión en el equipo contrario, en definitiva, empezar a mostrarles como debe ser el CONOCIMIENTO DEL JUEGO.
Durante la sesión de entrenamiento, corregir, corregir y volver a corregir. Feed-back positivo y negativo. Interactuar con los jugadores. No interiorizar una acción, si esta no esta correctamente ejecutada.

 

 
En esta última entrada, una vez presentado las etapas, los objetivos, los contenidos y las acciones a realizar, nos centraremos en los protagonistas principales, los futbolistas o "proyectos de futbolistas", y su formación integral.


Todo esta intervención práctica que os hemos estado presentando, se basa en nuestro Método Direccional, el cual es aplicable de igual forma al desarrollo de una escuela de fútbol, como a la construcción de un equipo de fútbol.


En una escuela de fútbol, nos encontramos con niños, jóvenes y adolescentes. Cada grupo, tiene unas características y requiere de unas atenciones distintas. Nosotros os presentaremos cada grupo y os expondremos que atenciones necesitan en cada caso, en función de sus características.


El primer grupo que nos encontramos es el de los niños. En esta etapa el niño aprende por imitación, prácticamente intenta imitar todo aquello que ve, y si el modelo o referente es una persona que respete, será grabado dentro de sí, como algo muy importante.
Benjamines y alevines de nuestros clubes, podrían estar englobados en esta etapa y con ellos será muy importante la utilización del método analítico, apoyado en el juego, como consolidador de acciones.


Seguidamente nos encontraremos con jóvenes dentro de la etapa de infantiles y primer año cadete. Niños con inquietudes y que buscan respuestas a todo aquello que se van encontrando. Quieren descubrir, quieren conocer, quieren ser mejores que el del al lado.

 

Aprovechemos esto para proponer tareas en donde deban solucionar problemas, propongamos tareas pero sin darles las soluciones y que sean ellos las que las descubran. "Casi sin querer", y tras un descubrimiento guiado, estamos enseñando a los jóvenes futbolistas el CONOCIMIENTO DEL JUEGO. No olvidemos apoyarnos en lo analítico para pulir carencias y en el juego como vehículo transmisor e de unión de todo lo trabajado.


Por último en nuestros clubes, los adolescentes son los protagonistas de la última etapa de formación.


En esta etapa, debemos preparar al futbolista para la realidad, y la realidad no es otra que ganar cada fin de semana, competir y valorar lo conseguido, para no conformarse con lo que se tiene. Ambición y ganas de ganar, serán consignas que debemos grabar a fuego en sus cabezas. Entrenarles como si fueran profesionales, será la mejor manera de prepararles para lo que se van a encontrar.


Al final, podríamos resumir nuestro trabajo desde el área de metodología como la preparación del futbolista para que cuando le llegue la oportunidad (si le llega), el fútbol no le deje fuera por un mal control, una mala intensidad en el pase, un mal uso del cuerpo, una toma de decisión incorrecta o que le falte carácter competitivo.

Please reload

Politicas de privacidad

Espacio Público

Cobertura en medios

Conéctate

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle

Términos de servicio

Mapa del Sitio

Copyright © 2017  Todos los derechos reservados. El nombre y el logo de Método Instruccional son marcas registradas.